Redes

viernes, 30 de marzo de 2018

Así era la cara del hombre de Cromañón



Un equipo de investigadores franceses reproduce la cara de un Homo sapiens masculino que data de hace 28,000 años y que fue descubierto en 1868 en la cueva Eyzies.



Cada vez es más fácil recopilar información de alguna persona. Con pocos recursos, uno puede tratar de elaborar un árbol genealógico básico y, si invierte un poco, ir indagando más y más en sus raíces. Pero si a ello se le añade tecnología, inversión, conocimiento y años de estudio y preparación, al final se puede llegar hasta a reconstruir la cara de uno de nuestros antepasados: el hombre de cromañón.
Según un estudio llevada a cabo por el equipo de investigadores franceses liderados por el antropólogo Philippe Charlier, el hombre de Cro-Magnon 1 tenía una cara cubierta de bultos, incluyendo uno grande en su frente, probablemente tumores benignos causados por una enfermedad genética.
La investigación, publicada en la revista médica The Lancet este viernes, estudió los restos del Cro-Magnon 1, un Homo sapiens masculino que data de hace 28,000 años y que fue descubierto en 1868 en la cueva Eyzies en la región suroeste de Dordogne, en Francia.
Los científicos propusieron “propusimos un nuevo diagnóstico” para el homínido: “había sufrido un tipo de neurofibromatosis”, destacó Charlier a AFP. La neurofibromatosis es una enfermedad genética que puede causar la aparición de tumores benignos en el sistema nervioso y también manchas o áreas de pigmentación en la piel.


El cráneo del hombre de Cro-Magnon “tiene una lesión en la frente que corresponde a la presencia de un neurofibroma (un tumor benigno de la cubierta del nervio)” que erosionó el hueso, dijo Charlier. “Su canal auditivo izquierdo también estaba dañado, presumiblemente también por un tumor que había crecido”, agregó.
Gracias a este diagnóstico, los investigadores realizaron “una reconstrucción realista de la cara de este hombre de mediana edad, teniendo en cuenta su patología”.La reconstrucción forense visual muestra un rostro cubierto de tumores, incluido uno grande en la frente, y presenta más pequeños nódulos en toda su cara, en particular agrupados alrededor de la boca, la nariz y los ojos.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Cruce entre denisovanos y humanos modernos: no una, sino dos veces



Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.) ha empleado un nuevo método de análisis genómico para comparar genomas completos de poblaciones humanas modernas y de homínidos denisovanos y ha concluido que los primeros coexistieron y se cruzaron no solo con neandertales, sino también con esa otra especie de humanos antiguos, los misteriosos denisovanos.


Esto sugiere, según los responsables de este estudio publicado en Cell, una historia genética más diversa de lo que se creía hasta ahora.
Los expertos descubrieron “inesperadamente” dos episodios de cruce genético entre ambos, lo que “sugiere una historia genética más diversa de lo que pensaba anteriormente” entre humanos modernos y denisovanos (grupo de humanos arcaicos emparentados con los neandertales que pudo habitar el sur de Siberia durante milenios).
La profesora de la Universidad de Washington Sharon Browing explicó que ya sabían que los individuos de Papúa tiene una cantidad importante de ascendencia denisovana, aproximadamente el 5 %, que se encuentra también, aunque en un grado menor, en toda Asia y se suponía que se había producido por la inmigración.
Pero en este trabajo realizado con asiáticos orientales descubrieron que un segundo tipo de ascendencia denisovana que no existe ni en el sur de Asia ni en Papúa.
“Esa ascendencia denisovana entre los asiáticos orientales parece ser algo que adquirieron por sí mismos”, indicó la responsable del estudio.
Después de estudiar más de 5.600 secuencias completas de genoma de personas procedentes de Europa, Asia, América y Oceanía, los expertos los compararon con genoma denisovano y acabaron determinando que este último tiene una relación más estrecha con la población moderna del este asiático que con la de Papúa.
Todo lo que se sabe sobre la ascendencia denisovana es que procede de un conjunto de fósiles encontrados en el macizo de Altai (Siberia). El genoma de esos restos fue publicado en 2010 y otros investigadores identificaron partes de esa ascendencia en poblaciones actuales, en especial de Oceanía, este y sur de Asia.
La experta avanza la teoría de que, “quizás, los ancestros de las poblaciones de Oceanía se mezclaron con un grupo de denisovanos del sur, mientras que los antecesores de las pobladores del este de Asia lo hicieron con un grupo del norte”.
El equipo quiere estudiar otras poblaciones en todo el mundo, entre ellos nativos americanos y africanos, para ver si existen otras evidencias de mestizaje.
Browing indico que “hay señales de que la mezcla con humanos arcaicos se produjo en África, pero debido al clima cálido”, aún no se han hallado fósiles humanos de la época con el ADN suficiente para secuenciarlo.




Fuente: EFE

domingo, 18 de marzo de 2018

13 mil millones de años en 10 minutos


El documento audiovisual muestra en 22 millones de años por segundo lo enorme de la creación del Universo, y al mismo tiempo qué tan pequeños e insignificantes somos en él.


El YouTuber John D. Boswell, más conocido como “melodysheep”, es conocido por crear material relacionado a la ciencia, el arte y la música. Pero en su último proyecto, quiso ir más allá y decidió nada menos que resumir de una forma bastante explícita, los 13.800 millones de años que han transcurrido desde el Big Bang hasta la aparición del Homo Sapiens, en poco más de 10 minutos.
Así, el video llamado “Timelapse of the entire universe” nos muestra de primera mano y en un fantástico viaje por el tiempo, una relación matemática por la que cada fracción de segundo equivale a unos 958 mil años, o en cada segundo pasan 22 millones de años. En un momento podemos apreciar tanto la formación y expansión de las estrellas, así como el papel que desempañe la gravedad en cada proceso, llegando a la formación del Sol y el Sistema Solar donde se encuentra la Tierra, donde los humanos aparecemos sólo en la última fracción de segundo, revelando de alguna forma lo insignificante de la humanidad en términos cósmicos.
“Espero que este experimento te haga reflexionar sobre la gran cantidad de eras sin testigos que han pasado antes de que nos encontráramos, y la brevedad de nuestra existencia en comparación a ello”, describe en el video.
De acuerdo a Boswell, se basó en información entregada por NASA, Voyage of Time, Cosmic Voyage, Wonders of the Universe y muchos otros.



domingo, 4 de marzo de 2018

Facebook pide disculpas por censurar la imagen de la Venus de Willendorf por “pornográfica”



La polémica por la censura de imágenes con desnudos vuelve a Facebook. La usuaria italiana Laura Ghianda, que se define a sí misma como artivista y grafitera, denunció a finales de diciembre que los administradores de la red social habían censurado una publicación en su muro con la foto de la Venus de Willendorf, escultura paleolítica datada entre el 25.000 y el 28.000 a.c. La talla se encuentra en la actualidad en el Museo de Historia Natural de Viena en Austria y es vista por miles de personas cada día. La noticia se ha hecho viral ahora a partir de una información de The Art Newspaper. 

FUENTE: Diario El País

"Nuestra política de publicaciones no permite los desnudos pero tenemos una excepción con las estatuas. Por lo tanto, el post con la imagen de la Venus debería haber sido aprobado. Pedimos disculpas por el error y le hemos hecho saber al usuario que aprobamos su post", ha declarado un portavoz de Facebook a EL PAÍS. Facebook insiste en que el error se limitó esta publicación puesto que la imagen fue subida después al perfil de Ghianda y, en efecto, ahí sigue.
En un post escrito el 28 de diciembre de 2018, Ghianda aseguraba: “Estimados amigos internacionales, no os vais a creer lo que me está pasando. Facebook ha censurado la imagen que inserté en uno de mis post porque usé la “pornográfica” imagen de la Venus de Willendorf. Intenté apelar la decisión cuatro veces. Una estatua de hace 25.000 años tiene el poder de inquietar al equipo de control de Facebook”, contaba. La usuaria tiene en su perfil fotos que asegura son de las conversaciones con los gestores de las cuentas. La misma usuaria la colocó de perfil un día después y todavía aparece entre sus fotos subidas a la red. Este diario ha intentado contactar con ella sin éxito.
En 2017, en plena vorágine por el auge de las noticias falsas, Mark Zuckerberg anunció que el equipo de censores (trabajadores de Facebook que en todo el mundo juzgan la pertinencia de las publicaciones de más de 2.000 millones de usuarios y borran las que no son adecuadas a su política de uso) aumentaba de 4.500 a 7.500. En cualquier caso, la red social no ha hecho público qué criterios concretos sigue.
Facebook ya cerró la cuenta del artista hiperrealista Francisco Casas en Instagram por publicar desnudos hiperrealistas realizados a bolígrafo. A principios de febrero se inició en Francia un juicio contra Facebook, acusados en esta ocasión de cerrar la cuenta de un profesor francés que había subido en su perfil una imagen de El origen del mundo, el cuadro de Gustave Courbet. En este caso, la empresa dirigida por Zuckerberg intentó evitar el proceso judicial aduciendo que una empresa con sede en California solo estaba obligada a responder ante las autoridades de EE UU.


sábado, 27 de enero de 2018

El descubrimiento casual del Australopithecus afarensis


Las huellas más antiguas que se conocen del primer antepasado del hombre, el australopithecus afarensis, fueron descubiertas en Laetoli, Tanzania, en el transcurso de un partido informal de fútbol (con una boñiga de vaca como pelota), con el que se divertían los miembros de una expedición científica. 

Uno de los antropólogos cayó rodando por un terraplén y, paradójicamente a cuatro patas, se topó literalmente de narices con la prueba de que hace 4 millones de años el hombre andaba erguido.

jueves, 25 de enero de 2018

Un candidato a ser el ‘Homo sapiens’ más antiguo aparece en Tierra Santa

El maxilar izquierdo aparecido en Misliya revoluciona la evolución humana. JUAN LEÓN



Descubiertos unos dientes fósiles de 180.000 años en una cueva del bíblico Monte Carmelo.
“Rompe las columnas para que se hunda el techo y les parta a todos la cabeza; y si alguno llega a salvarse, lo mataré a espada; pues ninguno de ellos podrá huir, no escapará nadie con vida. Aunque bajen hasta el infierno, de allí los sacará mi mano; si suben a los cielos, de allí los haré bajar. Si se esconden en la cumbre del Carmelo, allí los buscaré y los agarraré”, bramaba contra los pecadores el Dios del Antiguo Testamento en el Libro de Amós.


FUENTE: Diario El País

Allí, en ese bíblico Monte Carmelo, escondidos en la cueva de Misliya, a unos 12 kilómetros de la ciudad de Haifa (Israel), han aparecido ahora los restos fósiles de humanos modernos más antiguos hallados fuera de África: un fragmento de maxilar izquierdo —con sus dientes— de alguien que vivió hace unos 180.000 años. “Seguramente también se podría decir que es el Homo sapiens más antiguo del registro fósil. Y se ha encontrado en Israel, en Palestina, en ese lugar bíblico por excelencia. Eso le da un poco de morbo al descubrimiento. El primer Homo sapiens se encuentra en Tierra Santa”, afirma el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, coautor del hallazgo.
La persona de Misliya da el enésimo vuelco a la evolución humana. Hasta la fecha, los primeros restos de Homo sapiens fuera de África habían aparecido en los yacimientos israelíes de Skhul y Qafzeh, con una antigüedad de entre 90.000 y 120.000 años. Misliya pulveriza ese récord al menos por 60.000 años y confirma lo que ya sugerían los estudios genéticos: que los primeros humanos modernos ya estaban fuera de África hace más de 200.000 años.
Hoy es muy fácil sentirse especiales, como miembros de una especie elegida por algún dios, pero esta ensoñación era más complicada hace 100.000 años. En aquella época, coexistían en el planeta Tierra al menos cinco especies humanas diferentes: Homo sapiens, Homo erectus, neandertales, Homo floresiensis y denisovanos. Todos los estudios científicos sugieren que practicaban sexo entre ellas cuando coincidían en un mismo territorio, dando lugar a hijos mestizos cuyo ADN sigue en mayor o menor medida en nuestra sangre. La promiscua verdad científica es difícil de encajar con el Génesis bíblico.
El nuevo hallazgo de Misliya, publicado hoy en la revista Science, implica que los humanos modernos salieron antes de África y tuvieron unos 60.000 años más para compartir genes —tener sexo— con los neandertales, más propios de climas fríos, que iban y venían entonces por el actual Israel.
El fósil de Misliya, según Arsuaga, compite por el título de Homo sapiens más antiguo conocido. Hace unos meses, un equipo de científicos desveló el hallazgo de restos humanos modernos de 300.000 años en el yacimiento marroquí de Jebel Irhoud. El descubrimiento desplazó la cuna de la humanidad a Marruecos. Antes, los restos más antiguos de Homo sapiens, de 195.000 años, habían aparecido en el yacimiento de Kibish, en Etiopía. Para Arsuaga, investigador de la Universidad Complutense de Madrid, estos fósiles son presapiens.
“Están en la línea sapiens, pero no son todavía completamente sapiens. Yo iría todavía más allá de lo que se dice en nuestro artículo publicado en Science y me atrevería a decir que es el primer fósil de Homo sapiens, completo, con anatomía actual”, sostiene. “Estoy totalmente de acuerdo con Arsuaga”, coincide Israel Hershkovitz, paleoantropólogo de la Universidad de Tel Aviv y líder de la investigación. Su estudio científico publicado en Science se limita a afirmar que los restos de Misliya son “los humanos modernos más antiguos fuera de África”.
“La historia del origen de Homo sapiens ha sido africana. Con este estudio ampliamos el marco geográfico en el que debemos buscar el origen de nuestra especie”, explica con más cautela María Martinón Torres, coautora del trabajo y directora del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, en Burgos. “Yo creo que hay que considerar al Oriente Próximo dentro de los límites geográficos de lo que hasta ahora hemos llamado la cuna de la humanidad”.
Curiosamente, como en el relato bíblico (“Rompe las columnas para que se hunda el techo y les parta a todos la cabeza”), el techo de la cueva de Misliya colapsó hace unos 160.000 años y sirvió de protección para el fósil humano y las herramientas enterradas en el sedimento. Los restos hallados muestran que los humanos de Misliya ya controlaban el fuego y cazaban grandes animales, como vacas prehistóricas, gamos persas y gacelas. Sus herramientas de piedra, elaboradas con el método Levallois y sofisticadas para la época, son similares a las encontradas con los primeros humanos modernos en África.
“Hay otro yacimiento, en el mismo conjunto de Monte Carmelo, en el que han aparecido conchas perforadas para hacer collares, de hace 100.000 años. Eso ya indica que hay una mente como la nuestra, lingüística y simbólica”, detalla Arsuaga. En Misliya, en cambio, no ha aparecido nada similar hasta ahora. “Misliya es de hace 200.000 años. Estamos en unas fechas en las que no hay objetos simbólicos, de adorno o artísticos, que nos hagan pensar en una mente como la nuestra”, añade Arsuaga. “Es un Homo sapiens sin objetos simbólicos”.

martes, 19 de diciembre de 2017

Descubren en Venezuela un centenar de los petroglifos más grandes del mundo




Un grupo de investigadores del Colegio Universitario de Londres (UCL, por sus siglas en inglés) descubrieron un centenar de los petroglifos más grandes del mundo en una serie de grandes piedras ubicadas en la confluencia entre los raudales del Atures y del río Orinoco.


Los especialistas lograron llegar a cinco islas donde se encuentran las grandes rocas, en donde encontraron por lo menos 100 petroglifos ubicados a una altura que no permiten ser observados desde el terreno, por lo que fotografiaron las imágenes con drones.
El grabado más grande corresponde a una serpiente con cuernos de 30 metros de longitud, mientras que la agrupación más extensa de imágenes mide 300 metros cuadrados y contiene 93 representaciones de la vida en el lugar.
Uno de los investigadores, Philip Riris, explicó que mientras limpiaba la superficie de la roca no se dio cuenta que estaba ubicado sobre uno de los petroglifos más grandes.
Los petroglifos generan gran interés en los investigadores, ya que representan facetas de la vida humana hace por lo menos 2 mil años, cuando en la convergencia del Atures con el Orinoco se mantenía una alta actividad de los antiguos habitantes, o eso creen los expertos.
Dos espirales que se contraponen son parte de las imágenes encontradas, que causan interés porque estos también han sido encontrados en el Caribe y al sur del Amazonas.
“Otro mito dice que cuando el árbol del mundo (donde se originaron todos los animales y plantas) se derrumbó, su corona cayó en el Orinoco e hizo los rápidos”, agregó Phillips Riris para explicar el significado de los petroglifos.